Especies exóticas e invasoras

La proliferación de especies invasoras se ha convertido, junto con la destrucción y alteración de los hábitats, en la principal causa de pérdida de la biodiversidad mundial, siendo uno de los problemas más importantes a los que se enfrenta las políticas de conservación.

Tenerife es la isla del Archipiélago con mayor número de especies exóticas presentes. Según los últimos datos disponibles, en torno a 1.200 de las especies presentes no son propias de la isla y un porcentaje importante de éstas podría naturalizarse y comportarse de manera invasora, afectando a la biodiversidad insular.

Conocidos son los ejemplos como las piteras, pencas o caña común establecidas durante siglos en las islas y aprovechadas tradicionalmente para multitud de usos. El abandono de su aprovechamiento y de la agricultura tradicional ha ocasionado la dispersión de esta especie ocupando en la actualidad amplias zonas naturales.

Otro ejemplo más reciente y conocido es la invasión la gramínea rabogato (Pennisetum setaceum), ampliamente extendida por la geografía insular en los últimos años asilvestrada en la década de los años 70 a partir de su uso en jardinería.

El Cabildo Insular de Tenerife, a través de la Unidad de Biodiversidad del Área de Medio Ambiente, se encarga de la coordinación de las acciones de prevención para evitar nuevas invasiones, así como las labores de control y erradicación de las especies invasoras que afectan a la biota insular.

Documentos asociados