Fondo Marino

La costa y los fondos marinos litorales son medios frágiles que merecen especial protección y cuidados.

¿Cómo puedes colaborar a su protección?

Es muy simple porque sólo tienes que seguir una serie de recomendaciones que ayudarán a preservar el fondo marino.

 Los fondos rocosos cubiertos de algas contribuyen de forma esencial al mantenimiento de los ecosistemas marinos. En ellos ‘pastan’ herbívoros, como la vieja (Sparisoma cretense), la salema (Sarpa salpa), el romero (Centrolabrus trutta), entre otros. El desarrollo de gran cantidad de pequeños organismos va a constituir los primeros eslabones de la cadena alimentaria marina. Éstas son las zonas idóneas para la cría y desarrollo de alevines de muchas especies de peces y macroinvertebrados, como las conocidas estrellas de mar y bucios.

 Desgraciadamente, debido a la formación volcánica de nuestras islas, la plataforma marina que nos rodea es escasa: en nuestros fondos predominan las pendientes. El cuidado, pues, de estos escasos lugares en que se desarrolla la vida marina ha de ser extremo.

Peligros
  • La intervención humana.- En la actualidad, resulta el desencadenante de la ruptura del equilibrio deseado. En efecto, el desarrollo de la población canaria y de los medios de que se dispone hoy en día, ha llevado a una situación de sobreexplotación pesquera. Poco a poco, especies como la Sama roquera (Pagrus auriga) el Gallo cochino (Balistes carolinensis) el Sargo breado (Diplodus cervinus) el Pejeperro (Bodianus scrofa) están llegando a escasear, incluso especies que no son perseguidas por su valor comercial como el Tamboril espinoso (Chilomycterus reticulatus), las estrellas de mar, los bucios y otros tipos de caracolas, también están desapareciendo debido a su interés ornamental.
  • La pesca ilegal.- Con procedimientos no autorizados como explosivos, venenos, chinchorro, y el uso indiscriminado de nasas, trasmallos, palangres y tambores que acaban por igual con especies que tienen un valor comercial o que carecen totalmente de él (fulas, pejeverdes, tamboriles ) pero que sí son vitales dentro del ecosistema. Por último, aunque no por ello menos importante, hay que hacer referencia al problema de los vertidos incontrolados.
Soluciones

Las soluciones al problema se deben centrar, fundamentalmente, en el control de la pesca y marisqueo, tanto por profesionales como por deportistas, y en la protección de los depredadores naturales, no sólo de los de interés comercial sino de todos aquellos que, de manera directa o indirecta, ayudan a controlar las poblaciones de erizos.