Especies Cinegéticas
Conejo - Oryctolagus cuniculus
Características generales

El peso de los conejos tinerfeños está entre los 800 gramos de los jóvenes y los 1.100 gramos de los adultos. La longitud varía entre los 50 centímetros de los jóvenes y los 58 centímetros de los adultos. Las dimensiones de los animales cambian con las zonas, los conejos mas grades se encuentran en la zona norte y los más pequeños en la zona sur. La tabla zonal de pesos y medidas se encuentra en un documento adjunto.

La coloración del pelo es marrón-grisácea en el dorso y blanca en la parte ventral. En el campo encontramos variaciones del pelaje asociadas a las zonas. Habitualmente, los pelajes más oscuros se encuentran en la zona norte y los más claros en la zona sur. De forma natural, es posible ver conejos con mutaciones en el pelaje, por eso se observa algún conejo negro (melánico), marrón (melanina diluida) o blanco (albino) pero solo se dan en uno de cada mil ejemplares. Otra cuestión es la presencia en el campo de conejos de distintos pelajes, debido a la hibridación con el conejo doméstico y su suelta en el campo. Estos conejos híbridados con el doméstico tienen un tamaño mucho mayor que los conejos silvestres.

Los conejos hacen desplazamientos pequeños en los alrededores de sus lugares de refugio, por eso están especializados en carreras cortas, potentes y zigzagueantes. Para defenderse del cazador y sus perros, necesitan disponer de varios refugios alternativos con distintas rutas de acceso.

Ecología

El conejo silvestre tiene una amplia distribución en la Isla de Tenerife, ocupando el 95% de su superficie. Las densidades más altas de conejo las encontramos en los cultivos en crecimiento y en las zonas de seguridad, lugares donde está prohibida la caza. Esto fomenta que se ocasionen graves daños a las plantaciones y se deban adoptar medidas especiales para el control de estas dañinas poblaciones. Por otro lado, en aquellos lugares donde la presión de caza es excesiva y se propagan las enfermedades de la especie, la densidad de conejo es bajísima. Las enfermedades de los conejos se diseminan favorecidas por los movimientos de vehículos, perros y cazadores.

El conejo es un gran consumidor de vegetales herbáceos y gramíneas, también devora raíces, bulbos, yemas y cortezas en invierno. Busca preferentemente tallos tiernos de cualquier vegetal, por lo que ocasiona daños impresionantes a las plantaciones jóvenes. Su herviborismo estricto le convierte en un actor fundamental para mantener los equilibrios de especies vegetales que necesitan ciertas comunidades de praderas, matorral y dehesas, aunque su capacidad para seleccionar sus alimentos favoritos también lo convierte en un animal dañino para los cultivos

Organización social y reproducción

Si tienen suelo apropiado excavan y construyen madrigueras que, por el carácter colonial de esta especie, pueden agrupar a muchos ejemplares emparentados, aunque son típicos los grupos familiares pequeños, de 4 a 6 ejemplares. La reproducción depende de la existencia de vegetales verdes, tiernos, con gran contenido de agua y proteínas. Por eso ,en la zona sur es típico que comiencen la época de celo y el apareamiento con las primeras lluvias en el mes de octubre. El macho dominante se aparea con el mayor número de hembras. La gestación dura 30 días. Nacen por el invierno en la gazapera de 3 a 5 gazapillos nidícolas -en cada parto-, alcanzando su tamaño adulto a los tres meses. El número de partos anuales puede variar de 3 a 5 pero dependerá de los factores climáticos, meteorológicos y los recursos alimenticios.

Gestión cinegética

Se caza con varias modalidades: podenco canario –método más sostenible-; perros y hurón; y con escopeta, hurón y perro. La abundancia de la especie ha disminuido notablemente en las últimas décadas por la urbanización del entorno, la sobre caza y las repoblaciones descontroladas que han difundido la transmisión de enfermedades a partir de sus congéneres de granja. En las tres últimas temporadas, el número de ejemplares se ha mantenido en baja densidad. Las sociedades de cazadores y el cazador deben luchar para recuperar las poblaciones de conejo silvestre, haciendo la caza sostenible, mejorando los hábitats del conejo, controlando depredadores antropófilos, y participando en el seguimiento de la población mediante censo de conejos, aportando muestras biológicas y cumplimentando los sobres-ficha y cuadernos de caza.

No puedes olvidar:
  • Celo: De octubre hasta finales de junio
  • Reproducción y crianza: Desde mediados de octubre hasta mediados de agosto.
  • En un documento adjunto encontrarás una publicación sobre la gestión del conejo silvestre
Documentos asociados
Codorniz - Coturnix coturnix
Características generales

En Tenerife, las codornices fueron abundantes en el pasado, cuando gran parte de la superficie de la isla estaba dedicada a los cultivos herbáceos de los cereales y las leguminosas. Es un ave migratoria, aunque existe una pequeña población residente. Debido a la urbanización del terrenos y a la desaparición de las superficies con cultivos herbáceos, los cazadores de esta especie son muy pocos, están altamente especializados y disponen de escasas oportunidades que se autorregulan prudentemente.

La codorniz mide unos 18 centímetros y pesa alrededor de 100 gramos. La coloración de su manto es parda y ocre con listas oscuras. El macho maduro presenta una banda oscura en la garganta y su pecho es naranja. La hembra madura, en cambio, tiene coloración crema en la garganta sin plumas oscuras y el pecho es moteado. El mismo maNto que la hembra lo presentan los pollos.

La codorniz es un ave que no se deja ver, gracias a su plumaje mimético y su comportamiento de permanecer inmóvil. Es muy difícil levantarla y observarla, por lo que pasa inadvertida para la vista. La detectamos durante el celo por el llamativo canto de los machos.

Ecología

Los mejores hábitats para la especie son efímeros porque duran pocos días y están relacionados con los cultivos herbáceos en formación de grano. Como estos hábitats se localizan entre los 200 y los 1.200 metros de altitud, las codornices los ocupan conforme avanza el crecimiento y la maduración de las plantas herbáceas en ellos. Se conoce el paso migratorio primaveral de la codorniz por la Isla, pero desconocemos si existe paso otoñal en su regreso al continente africano. También desconocemos los posibles desplazamientos de las codornices entre las distintas islas del Archipiélago canario.

Durante el día, si no están activas por las tareas de apareamiento y cuidado de los pollos, las codornices permanecen inmóviles. Su actividad y movimiento es crepuscular (amanecer y atardecer), sus vuelos de desplazamiento son nocturnos.

La codorniz se alimenta preferentemente de semillas tanto de pequeño tamaño, pudiendo ingerir miles en un día, de tamaño medio (como el trigo) o mayores como el maíz. Durante la primavera y el verano es una voraz consumidora de invertebrados como caracoles, orugas, hormigas, arañas, saltamontes, etc. La codorniz es presa de un gran número de predadores reptiles, aves y mamíferos. Las ratas representan su más grave amenaza en Tenerife, ya que los hábitats con cultivos herbáceos están llenos de corrales, edificios, almacenes, redes de desagües y alcantarillas plagados de ratas. Las ratas predan los nidos, pollos y adultos. Los gatos sueltos y asilvestrados son el otro gran enemigo de esta especie.

Organización social y reproducción

Las codornices se organizan en pequeños grupos de 3 o 4 individuos para desplazarse y explorar el territorio. Los grupos de machos son los primeros en llegar a las distintas zonas buscando hábitats idóneos para la reproducción, algunos días después llegan las hembras. Las hembras eligen los machos con los que aparearse, después ellas solas realizan la incubación y la cría de los pollos. Las puestas son de 4 a 12 huevos, pero lo más frecuente son puestas de 8 huevos.

Durante los primeros días de vida, los pollos de 5-7 gramos de peso, son muy sensibles a cualquier perturbación o ataque. La mayoría de ellos sucumben a corta edad. Hemos detectado mayor longevidad en las codornices sedentarias tinerfeñas que en las migradoras. Los hábitats con riego, huertas y cultivos de verano, ofrecen a las codornices la posibilidad de extender su periodo reproductor y aumentar el número de puestas que pueden hacer el mismo año.

Gestión cinegética

En Tenerife se ha constituido un grupo de cazadores y amantes de la naturaleza que trabajan científicamente por la conservación, mejora y aprovechamiento deseable de la especie. Este grupo esta reconocido por el Cabildo, el Gobierno de Canarias, la Federación de Caza y el Consorcio para la Gestión de la Zona de Caza Controlada. Se esta realizando un proyecto de anillamiento de la codorniz para descubrir sus movimientos, longevidad, mortalidad, densidad y uso del hábitat. Gracias a su trabajo se están prospectando minuciosamente las zonas que todavía mantienen algún pedazo de hábitat útil para la especie. El grupo cumplimenta sobres-ficha y recoge muestras biológicas para el estudio de la demografía y las características de las poblaciones de codorniz. Este equipo de la codorniz está llevando sus métodos y su ampliación a otras islas del Archipiélago. En las islas de El Hierro y en Las Palmas de Gran Canaria, ya se han comenzado trabajos similares a los que desde hace algunos años se desarrollan en Tenerife.

No puedes olvidar:
  • Celo: Abril
  • Reproducción y crianza: Mayo, junio y julio
  • Inmigración: Primeros de marzo a junio
  • Emigración: Agosto, septiembre y octubre
Muflón - Ovis musimon
Características generales

El muflón es el único representante de la caza mayor en la Isla de Tenerife. Se introdujo en el año 1970 con fines cinegéticos. Su población actual se estima entre los (70-125) ejemplares de escasa calidad cinegética. Desde 1.977 se caza con rifle. El muflón en Tenerife no tiene ningún depredador natural. Su caza se programa y vigila estrechamente por la Administración. A raíz de las obligaciones legales para la conservación de la flora endémica del Parque Nacional del Teide y del Parque Natural de la Corona Forestal, por los problemas que causa el muflón, se optó por su erradicación a largo plazo.

El macho del muflón pesa unos 50-55 kilos. Posee unos cuernos curvados hacia atrás que pueden llegar a clavarse en el lomo. La hembra, de menor tamaño, pesa unos 30 kilos y rara vez posee cuernos. Su olfato le sirve para detectar fácilmente al cazador. Se distribuye en Tenerife por el Parque Nacional del Teide y La Corona Forestal, por las cumbres de la franja norte desde los 1.800 a los 2.300 metros, y por las cumbres de la banda sur, donde es más frecuente, desde los 1.400 hasta los 3.100 metros. El área de distribución ocupa unos 371 kilómetros. Tiene preferencia por los hábitats con lavas de características rugosas del tipo malpaís y pahoehoe (coladas cordadas).

El muflón es un herbívoro que se alimenta de plantas herbáceas, tiene preferencia por especies de plantas autóctonas que se encuentran en estado crítico de conservación.

Organización social y reproducción

El ciclo anual de cría empieza con el agrupamiento de machos y hembras desde mediados de septiembre. El momento álgido de la época de celo ocurre en otoño. La gestación de la hembra dura unos cinco meses. Tienen una sola cría en abril, mayo o junio, que pesa de 2 a 2,5 kilos. Desde mediados de noviembre a marzo, los grupos de machos adultos y los machos solitarios van independientes de los grupos de hembras y sus crías.

Gestión cinegética

El Cabildo de Tenerife ha elaborado una propuesta para mejorar la organización de la caza del muflón en batida y rececho.

No puedes olvidar:
  • Celo: Desde el agrupamiento de ejemplares a mediados de septiembre hasta noviembre.
  • Gestación: De mediados de noviembre a marzo. Grupos independientes de machos y hembras
  • Partos: Abril, mayo y junio.
Paloma Bravía - Columba livia
Características generales

La paloma bravía es un ave sedentaria, existe la forma silvestre y la doméstica. La paloma doméstica que se ha asilvestrado y es muy abundante en Tenerife asociada a edificios y las construcciones. Además, la Isla cuenta con numerosas asociaciones colombófilas muy arraigadas culturalmente y que realizan distintas actividades con estas aves.

La situación de la forma silvestre de esta especie es crítica, por el desconocimiento del estado de sus poblaciones. La forma silvestre se ve afectada por las palomas domésticas asilvestradas procedentes de liberaciones fortuitas. La paloma bravía silvestre tiene un tamaño aproximado es de 33 centímetros. Es de color gris-pizarra, con irisaciones verdosas y rosáceas en el cuello y obispillo blanco.

En la forma doméstica existen gran variedad de tamaños y colores del manto. Las palomas domésticas en la actualidad están consideradas plaga en la Isla de Tenerife. Los aficionados a la colombofilia acostumbran a anillar y pintar de colores sus ejemplares.

Ecología

Los mejores hábitats para la paloma bravía silvestre en la Isla de Tenerife se encuentran sobre todo en los barrancos del sur y oeste. El rango de altitudes donde se la observa comprende desde el nivel del mar hasta los 2.000 metros de altura.

La forma doméstica es un ave muy frecuente en toda la Isla, habitualmente asociada a todos los espacios muy concurridos por las personas, poblaciones, complejos hoteleros y turísticos, playas, ganaderías semiextensivas malecones, construcciones y edificios abandonados. Aprovecha todas las instalaciones que abren espacios y permiten su cobijo o la búsqueda de alimento, especialmente las granjas para ganado doméstico, los corrales, las plazas, los huertos, los almacenes y las instalaciones agro-ganaderas. Además, la forma doméstica coloniza todos los espacios naturales donde vive la forma silvestre, riscos, acantilados y paredes de piedra natural.

La paloma bravía es frugívora, se alimenta de semillas, granos, frutos secos, brotes tiernos vegetales. La forma doméstica es capaz de aprovechar todos los desperdicios de alimento que deja el hombre. Desde las migas del pan, hasta pedazos de carne y pescado. Las palomas pueden hacer desplazamientos grandes para ir a buscar el alimento. Se organizan en bandos, que vuelan formando líneas abiertas hacia las zonas donde se alimentan, beben y descansan. Los bandos numerosos atraen a otros bandos. Este comportamiento gregario hace que en las fuentes de alimento se puedan concentrar varios miles de ejemplares. Gracias a esta comunicación visual de los bandos de palomas, cualquier lugar de la Isla es susceptible de ser atacado por bandos de palomas en pocas horas. La abundancia, junto con este comportamiento gregario, convierten a la especie en plaga.

 

Organización social y reproducción

Las palomas bravías son coloniales, el gregarismo de los ejemplares sucede tanto en los lugares para nidificar como en aquellos que utilizan para comer, beber y descansar (esto hace difícil evaluar la situación actual de la forma silvestre). Por ahora, se disponen de pocas observaciones sobre la biología de su reproducción. Se considera que la época de apareamiento, reproducción y crianza es de marzo a agosto pero en la forma doméstica puede ser continua durante todo el año. Nidifica en oquedades, cuevas, recodos, repisas de acantilados y paredes de los barrancos (la forma doméstica aprovecha espacios similares en las paredes de edificios y todo tipo de construcciones).

Normalmente tiene de 2 a 3 puestas al año (hasta 5 en la forma doméstica). Pone dos huevos de color blanco. Tanto el macho como la hembra realizan la incubación de los huevos. A los 25 días de su nacimiento, los pichones abandonan el nido. Los ejemplares jóvenes se incorporan a los bandos de palomas y comenzaran a aprender rápidamente los mejores lugares para alimentarse, beber, descansar y reproducirse. Las palomas pueden ser muy longevas, superar los 20 años y llegar incluso a los 35, por lo que acumulan gran experiencia y disponen de estupenda memoria.

Gestión cinegética

Se caza desde puesto fijo en espera, aunque también se les dispara cuando sobrevuelan a algún cazador. Todavía no están identificados, ni oficialmente reconocidos, los puestos fijos de caza para la paloma. Esta catalogación es necesaria para la seguridad de las personas y la regulación de la caza. Es conveniente preservar la forma silvestre de la paloma bravía y centrar la caza en la forma doméstica. La abundancia de la forma doméstica y su situación de plaga, hace que no tenga límite el número de capturas en la temporada de caza.

La caza desde puesto fijo tiene varios inconvenientes que se deben solucionar en un futuro próximo.

  • Por ser una modalidad en la que se pueden efectuar elevado número de disparos y el perdigón de plomo es contaminante.
  • Hasta que no exista una alternativa al plomo, se deben usar preferentemente cartuchos de 28 a 30 gramos, asegurar los aciertos y no disparar a distancias mayores a los 40 metros. Todo esto redundará en el número de capturas, ya que las palomas tienen buena memoria y aprenden rápidamente donde se ubica el tirador, por lo que cada fallo ayuda a la paloma a identificar el riesgo.
  • Es imprescindible retirar las vainas de los cartuchos al terminar la jornada de caza en el puesto fijo.
  • Se deben recoger las piezas abatidas y procurar su consumo. Cuando no se vayan a consumir directamente, deben donarse a algún centro de beneficiencia.
No puedes olvidar:
  • Forma silvestre.
    • Celo y apareamiento: Febrero-marzo
    • Puesta: Hasta finales de julio
    • Cría: De marzo, a mediados de Agosto
  • Forma doméstica.
    • Celo, apareamiento, puesta y cría: Todo el año
Perdiz Moruna - Alectoris barbara cf. Koenigi
Características generales

Es un ave sedentaria que ha sido introducida en Tenerife en varias ocasiones por su interés cinegético. Durante el siglo XX la especie ha estado muy cerca de la desaparición por la pérdida de hábitats y su caza excesiva. La situación actual sigue siendo crítica. Desde el año 1985 se cría en cautividad para repoblar el campo, contribuyendo de este modo a aumentar el número de ejemplares reproductores cada primavera.

Mide entre 34 y 36 centímetros y pesa entre 450 y 550 gramos. Es característico su collar pectoral de color castaño y moteado de blanco. Es un ave que prefiere correr a volar. Andando se esconde con facilidad entre las matas, y sólo levanta el vuelo cuando está acosada y percibe peligro en su refugio.

Se localiza en toda la Isla, desde los cardonales-tabaibales de la costa, hasta los retamares-codesares a 2.000 metros de altitud. También habita los terrenos cultivados, desde las parcelas de cereal, pasando por los viñedos hasta las plataneras. Subsiste en zonas con vegetación natural que han sido encerradas por la urbanización y construcción desmesurada, donde se ve protegida por la prohibición del uso de la escopeta en ellas.

Ecología

Los mejores hábitats para la especie son los terrenos que alternan en un mosaico los matorrales abiertos con los cultivos herbáceos de cereal, leguminosas, y los leñosos como el viñedo. Estos hábitats se localizan en la zona de medianías (ecotono) entre los 400 y los 1.200 metros de altitud. En esta zona se concentra la actividad humana, de la que se desprenden muchos impactos negativos que hacen desaparecer a la especie. El exceso de presión cinegética, los perros sueltos, los gatos asilvestrados, la agricultura moderna, la contaminación química y bacteriana, el tráfico rodado, los basureros descontrolados y las líneas de alambre (vallas, espalderas, etc) hacen que se pierdan muchos ejemplares.

La perdiz moruna, como la mayoría de las especies de fauna silvestre, necesita tranquilidad y calidad en su hábitat, para encontrar recursos y desarrollar su vida. La perdiz moruna tiene una dieta de semillas y pequeños frutos. También come una elevada proporción de insectos. Esta alimentación le causa graves problemas de mortalidad por envenenamientos directos con productos fitosanitarios. Las poblaciones silvestres se mantienen gracias a la aportación del Plan de Repoblación de perdiz Moruna que desarrolla el Cabildo junto con las Sociedades de Cazadores colaboradoras. En los últimos años, se ha mejorado sustancialmente este Plan mediante el aumento de la calidad de las perdices producidas, el proceso de cría y de introducción de las perdices al campo.

 

Organización social y reproducción

Durante el invierno la perdiz se encuentra en bandos supra-familiares. Con la llegada de la primavera estos se disgregan para dar lugar a la formación parejas. Las parejas con éxito constituyen bandos familiares. En el otoño hay reagrupaciones de individuos en los bandos invernales. El período de nidificación cambia con la altitud. En zonas bajas la puesta comienza a principios de marzo.

La fase de cría se prolonga por todo el mes de agosto en las zonas bajas y en las altas se retrasa hasta septiembre. Las perdices hacen su nido en el suelo, bajo alguna mata. Allí ponen de 10 a 15 huevos. Los pollos al nacer (perdigones) pesan entre 13 y 15 gramos. Cuando ambos progenitores se ocupan del cuidado de la prole tienen mayor probabilidad de supervivencia. Los perros descontrolados, los gatos asilvestrados y las ratas son responsables de un gran número de pérdidas de perdigones. El éxito de la reproducción depende de la calidad del hábitat de cría. Como este hábitat esta fuertemente alterado por la actividad humana y los animales asociados a ella, es realmente difícil que los pollos logren crecer.

Gestión cinegética

En Tenerife se ha constituido un sociedad de cazadores para mejorar la gestión de la perdiz moruna. Son cazadores integrados tanto en la Federación canaria, en la Federación insular como en el Consorcio para la Gestión de la Zona de Caza Controlada. Ellos y los dirigentes de las sociedades colaboradoras desarrollan con éxito el Plan de Repoblación de Perdiz Moruna. Tienen el objetivo de hacer sostenible la caza de esta especie. Trabajan mejorando los hábitats mediante la creación de parcelas de siembra, mejora y mantenimiento de bebederos naturales y artificiales, creando comederos y puntos de alimentación, controlan los depredadores antropófilos como los perros abandonados y gatos asilvestrados.

Los cazadores colaboradores participan en el seguimiento de la población de perdiz moruna mediante censo, aportando muestras biológicas y cumplimentando los sobres-ficha y con los cuadernos de caza. Se está iniciando la exportación a las otras islas del Archipiélago, de estos métodos de trabajo para mejorar la gestión cinegética en las Islas Canarias. En el futuro, para mejorar la diversidad genética de las poblaciones de perdices morunas de las distintas islas será necesario crear un programa de intercambio de ejemplares de unas a otras islas.

No puedes olvidar:
  • Celo: Febrero-marzo
  • Reproducción y crianza: De marzo a septiembre
  • Formación de bandos: De julio a diciembre
Tórtola - Streptopelia turtur
Características generales

Es una pequeña columbiforme migratoria estival, por lo que sólo permanece en Tenerife durante la primavera y el verano. Llegan a la Isla desde la mitad de marzo y la mayoría regresa al continente africano en septiembre. Su tamaño aproximado es de 27 centímetros y un peso de 150 gramos. La parte superior del manto es de colores marrones y anaranjados, el pecho rosáceo. A ambos lados del cuello posee un collar sin cerrar (tres de líneas) de color negro con ribetes blancos. La cola es pizarra oscura con una franja terminal blanca. Su silueta es grácil y su vuelo es potente y rápido, busca semillas en espacios abiertos y elige pequeños bosquecillos para descansar, dormir y protegerse.

Ecología

No ocupa los hábitats urbanizados, selecciona positivamente los hábitats agrarios, preferentemente los cultivos de frutales y los paisajes adehesados donde encuentra refugio y alimento. Los mejores hábitats para la especie son los terrenos que alternan en un mosaico de bosquecillos con los cultivos herbáceos de cereal e industriales de girasol, colza y similares. Si las márgenes de las parcelas están pobladas con árboles frutales, el hábitat gana calidad. Los hábitats que contienen arbustos con porte alto (mayor a1,5 m) resultan excelentes si disponen de baldíos con cardos.

Se alimenta de todo tipo de semillas y granos de mediano y pequeño tamaño. Las tórtolas no dudan en hacer desplazamientos largos para buscar alimento en parcelas idóneas, (necesitan el suelo abierto), ir a beber, o buscar un posadero adecuado.

 

Organización social y reproducción

Las tórtolas llegan en pequeños grupos, después forman las parejas. Las crías se van sumando en bandos que se concentran en las zonas de alimentación y refugio. Así van constituyendo los bandos de migración. Los bandos de migración buscan áreas de repostaje donde descansan y se alimentan para después continuar el viaje migratorio. Realizan dos puestas anuales en los meses de mayo a junio en un nido rudimentario.

Ponen 2 huevos que crían e incuban los dos progenitores durante 14 días. A lo largo de 18 días, los padres alimentan a sus crías. La concentración en bandos es básica para encontrar las mejores fuentes de alimento, para beber, lugares para descansar y refugiarse. Esta estrategia les permite disminuir el impacto de la predación. Emigra de septiembre a octubre después de la época de reproducción para pasar el invierno en el continente africano.

En las últimas décadas la población de tórtola común ha disminuido alarmantemente. Algunos grupos de ecologistas y cazadores han solicitado la moratoria de su caza. Los estudios realizados en Tenerife evidencian el fracaso reproductor en la zona de medianías (ecotono), posiblemente esto se deba al impacto de la predación de ratas y gatos.

Gestión cinegética

En Tenerife se pretende constituir una sociedad de cazadores preocupada por la conservación y gestión de la tórtola común. Actualmente se desconocen datos de su aprovechamiento cinegético.