Economía del Bien Común

El desarrollo sostenible, que ha de producirse por igual en los órdenes ambiental, social y económico, se fundamenta en la confluencia de los intereses de la ciudadanía, el sector empresarial y el sector público, generando metas compartidas. Un claro exponente de este tipo de desarrollo holístico es la Economía del Bien Común (EBC, en adelante), corriente innovadora de creciente expansión en el mundo, nacida en Austria en 2010, introducida en España en 2012 (País vasco, Comunidad Valenciana, Andalucía, etc.) y avalada por el Comité Económico y Social de la UE, que busca una economía real cuyas actividades produzcan un impacto social y ambiental positivo para las empresas y organizaciones pero, en especial, para la sociedad, y que es acorde con la inmensa mayoría de las constituciones de los países del planeta.

El modelo económico imperante ostenta un paradigma donde el principal objetivo es el crecimiento económico, bajo la competitividad en los mercados, y mide los resultados simplemente en función de los beneficios financieros, sin considerar lo que se aporta al bien común en los campos ambientales y sociales. En el modelo de la EBC, el éxito económico no es medido solo por indicadores monetarios o por el balance financiero y la cuenta de resultados, sino por el “Balance del Bien Común”, consistente en un sistema de evaluación con reconocimiento internacional, objetivo y a cargo de un evaluador externo independiente, que busca una mejora progresiva en el tiempo, y que, a diferencia del balance económico convencional, se basa en cinco valores: dignidad humana, solidaridad, sostenibilidad ecológica, justicia social y participación democrática y transparencia. Éstos habrán de ser caracterizados y evaluados en los distintos ámbitos de actividad de las organizaciones, en concreto: proveedores, financiadores, empleados, clientes/ciudadanos, productos, servicios, actividades y entorno social, puntuando positivamente las buenas prácticas y negativamente las no deseables.

La EBC no se opone a una economía de mercado; al contrario, considera que el sistema puede ser modificado de forma que se premien sus virtudes y, por pasiva, se desincentiven las conductas que menos benefician a la sociedad. Este nuevo sistema de economía puede dar a la empresa, las organizaciones y las instituciones un valor añadido y, en la medida en que el modelo se vaya extendiendo entre administraciones y empresas, además de la satisfacción personal y profesional que aporta, permitirá identificar mejor la contribución de cada entidad a la economía sostenible y consolidar en un futuro próximo una preeminencia de la empresa del bien común en los procedimientos de compra y contratación pública, así como en posibles ventajas fiscales.

Para contribuir a implantar el modelo económico y de gestión de la EBC en la isla, el Área de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Seguridad del Cabildo de Tenerife, por medio de las Asociaciones Federal y Canaria para el Fomento de la Economía del Bien Común, ha iniciado el proyecto “Tenerife, Isla del Bien Común” que, con un alto carácter participativo de la ciudadanía, acogerá por fases sucesivas a empresas, municipios e isla en su globalidad. A partir de noviembre de 2017, se inició la línea de trabajo con el sector empresarial (Empresas del Bien Común) a través de la Cámara de Comercio provincial, presentando el proyecto, desarrollando talleres introductorios y promoviendo el trabajo colaborativo de empresas en grupos peer. En la actualidad, 27 empresas se han alineado ya en estos grupos y trabajan por calcular su balance del bien común para ser auditadas.

Las primeras actividades desarrolladas en 2017 han consistido en la difusión del modelo y consultorías para su implantación entre las empresas interesadas. Concretamente, se han celebrado dos jornadas de difusión del modelo y dos talleres prácticos para conocer las herramientas a utilizar y relacionar las buenas prácticas que ya se pueden estar realizando con los indicadores y criterios de la EBC, habiendo comenzado ocho grupos de empresas la implantación del modelo en sus organizaciones.

Avanzada ya esta fase del trabajo, se ha iniciado la segunda, dedicada a los Municipios del Bien Común, como los que ya existen en Austria, Italia, Alemania, Suiza y otras partes de España, trabajando en la senda de conseguir al final del proceso una isla del bien común.

A primeros de octubre de 2018, se convocó a alcaldes y concejales de los ayuntamientos tinerfeños para presentarles una introducción a la EBC en municipios y seleccionar los que quisieran ser “pioneros” en su aplicación, potenciando que se lleven a cabo políticas y prácticas en la sintonía del bien general o común, como la contratación ética, relaciones laborales justas e igualitarias, transparencia y elaboración y actualización del Balance del Bien Común.

Asimismo, se realizaron varios talleres en las distintas comarcas de la isla para acercar la EBC y los principios de los municipios del bien común a personas del nivel técnico de los ayuntamientos, así como a distintos actores de la sociedad en cada municipio (asociaciones, centros docentes, empresas, etc.) en cinco grandes áreas, para conseguir las respectivas cinco “semillas del bien común”, que son los hitos a alcanzar por los municipios que emprenden el proceso de adhesión a la EBC:

  • Balance del Bien Común Municipal (equivalente al de las empresas del bien común).
  • Índice del Bien Común (evaluación del bienestar en el municipio hecha de forma participativa por la ciudadanía consultada).
  • Promoción de la EBC en organizaciones privadas o públicas del municipio.
  • Creación de la Asamblea Democrática.
  • Participación en la creación de una Isla del Bien Común.
Enlaces de interés:

Página web

Empresas del Bien Común

Municipios del Bien Común:

En cuanto a la relación de La Economía del Bien Común y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (ODS), dado que la EBC es una materia holística y transversal que está relacionada con casi todos los citados ODS. En el siguiente enlace se muestra una relación entre las principales variables de la EBC y los ODS: https://cooperaccion.es/los-objetivos-de-desarrollo-sostenible-y-la-economia-del-bien-comun